Publicado

1-. Características
La hipoteca implica uno o más bienes inmuebles que se adquieren y sujetan a modo de garantía como prueba de que se va a hacer frente al pago del dinero prestado con anterioridad.
Podemos decir que la propiedad del inmueble está en manos del deudor pero si éste no satisface la deuda en el periodo de tiempo exigido, el acreedor puede comenzar las acciones legales necesarias para la obtención de su dinero - como pedir la venta pública del inmueble.

2-. La hipoteca es un derecho de realización de valor
Tal carácter le viene dado a la hipoteca por el hecho de que vencida la obligación principal pueden ser enajenadas las cosas en que consista la garantía para pagar al acreedor.

3-. Es un derecho indivisible
A la muerte del acreedor, como a la muerte del deudor, la obligación se divide activa y pasivamente, según el derecho común; es decir, que la acción real hipotecaria es la que es indivisible, de lo cual resulta que cada heredero del acreedor, aunque el mismo no sea acreedor sino una parte, puede embargar la totalidad del inmueble y que este permanezca gravado con la hipoteca, en tanto subsista una porción de la deuda no pagada.

4-. La hipoteca está sometida a publicidad instrumental
La publicidad exigida consiste en la protocolización del documento constitutivo de la obligación, en la Oficina de Registro Inmobiliario del sitio de ubicación del inmueble.

5-. Elementos de una hipoteca
Un contrato hipotecario está formado por tres elementos clave:
• El capital. Es la cantidad de dinero prestado que se irá devolviendo periódicamente hasta el pago completo de la deuda
• El plazo. El periodo de tiempo, estipulado con anterioridad en el que se debe completar el pago de la deuda, así como todas las mensualidades de pago a las que el deudor ha de hacer frente
• El tipo de interés. Es el coste de más que el deudor paga al acreedor por haber pedido prestado ese dinero. Puede ser fijo o variable, se puede revisar periódicamente y cambiar la cantidad a pagar.

6-. Gastos e impuestos
Lo primero en lo que hay que pensar es en que los bancos conceden hasta un 80% del valor de tasación de la propiedad que queremos adquirir. El resto deberemos abonarlo como pago inicial, a lo que hay que sumar los gastos derivados de la tramitación de la hipoteca y de la compra de la casa (comisiones, impuestos, etc.). Entre gastos notariales, impuestos, y demás gestiones podemos llegar a pagar hasta un 10% más.
Además, es importante saber que hay una serie de trámites por los que hay que pagar al solicitar una hipoteca independientemente de si nos la conceden o no. Por ejemplo, es requisito obligatorio la tasación, que tiene una vigencia de 6 meses. También hay que pedir la verificación de la titularidad de la propiedad y si esta está libre de cargas como impuestos impagados.

Autor